A debate la racionalización de los deberes.

Unos de los motivos que teníamos claro que iba a ser una constante en el trabajo de la Comisión de Participación al crearse, fue el de abrir debate en la comunidad educativa sobre temas de actualidad y que nos preocupan tanto a padres como a maestros. Este sin duda, es un tema controvertido y no está demás que ahora que está tan de actualidad, hagamos una reflexión crítica y respetuosa aquí en nuestro blog.

El 21 de marzo de este año, se emitía en Cuatro en el programa de Jesús Citora el último ejemplo de la actualidad de este debate,  que ya no solo circula entre ámbitos educativos o  familiares sino que se ha convertido en una cuestión de opinión publica, sobre todo a raíz del video realizado por Eva Bailén, una madre que reclama incluso con una recogida de firmas en Change.org, no la eliminación, sino la racionalización de los deberes. Este video, ha provocado un serie de debates en la televisión pública,  al que se han añadido expertos en otras áreas que ya venían avisando del efecto negativo que tienen los deberes en la vida y la salud emocional  del niño,  como la Psicóloga infantil y juvenil Rosa Jové, precursora de la crianza con apego o Rafael Feito Alonso  catedrático de sociología en la Facultad de Ciencias Políticas de la Universidad Complutense de Madrid. Jaume Fullana, director general de Política Educativa de la Conselleria  afirma que apuesta por “una cambio de modelo que promocione más el placer por el estudio que el esfuerzo.”

La última y más esperanzadora noticia, se ha producido hace tan solo unos días y  viene de de la Asamblea de Madrid, donde algunos partidos políticos,  recogiendo la petición de esta madre, han aprobado una proposición no de ley para la racionalización de los deberes  a nivel regional de la Comunidad de Madrid.

¿Qué se pide cuando hablamos de racionalización?

  • Un protocolo de deberes consensuado por toda la Comunidad Educativa.
  • Coordinación entre los docentes a la hora de poner deberes. Es decir, que no acumulen tareas de asignaturas sin sentido o tener que estudiar para un examen con la entrega de los deberes.
  • Que los deberes sean una extensión de un proyecto vivido en clase no una obligación ligada a tareas repetitivas(the flipped classroom).
  • Que se de un tiempo razonable de una semana, por ejemplo para que el propio niño y la familia se organicen los deberes acorde con su vida familiar y sus otras actividades extraescolares.
  • Que no influyan en la evaluación en cuanto a la nota numérica que obligatoriamente deben poner los profesores.

Una opción que tomamos como ejemplo a seguir y punto intermedio entre los dos extremos que parecen irreconciliables,  es la que ha tomado el colegio Fructuos Gelabert, del barrio de L’Eixample de Barcelona dirigido por  Joan Domenech, autor del libro “ Elogio de la educación lenta“. En este colegio la Comisión de Aprendizajes, formada por padres y profesores consiguieron poner en marcha una iniciativa  que apuesta por los deberes creativos, adaptados a cada edad, que consisten en solicitar información para algún tema que se trabajará en clase, preparar la exposición de un cuento, leer antes de ir a dormir, hacer pasatiempos del periódico, decirles que muestren a sus padres cómo ponen su nombre o que revisen el cambio del dinero cuando van a la compra…

Estos deberes deben cumplir tres condiciones:

Breves: las tareas escolares no deben colonizar el tiempo familiar ni el de ocio. Los chavales han de poder jugar, conversar, descubrir inquietudes, leer lo que quieran…

Creativos: además de no resultar aburridos, los deberes deben permitir relacionar lo aprendido en la escuela con la vida cotidiana y poner en práctica los conocimientos o profundizar en ellos en función de los intereses de cada niño.

Personalizados: las tareas para casa han de estar pensadas para que los niños puedan hacerlas sin ayuda, y adecuarse a sus intereses y necesidades concretas de aprendizaje.

La preguntas que lanzamos desde aquí son:

¿Por qué hay grupos en los que el docente decide no poner deberes mientras en otros tienen deberes  todos los días?. Es necesaria la coordinación en un tema tan importante como este, pero para esto tiene que haber un consenso que implica pasar la cuestión de los deberes a un plano diferente: ¿Es posible que se haga un debate  desde los claustros que componen los equipo educativos de los centros, en el que se tenga en cuenta las opiniones de todos y cuando nos referimos a todos queremos decir, no sólo a los padres y a las asociaciones de padres sino, principalmente a los alumnos también, puesto que son los que sufren las consecuencias de todo esto y de forma responsable se incluya el resultado en el proyecto educativo de un centro?

Esto implica involucrarse todos. Este debate-reflexión puede ser un primer paso para que esto ocurra o un simple post informativo. Esperamos que sea lo primero. Abrimos pues el debate en nuestro blog. Si tienes alguna opinión de tipo constructivo o una experiencia reveladora sobre el tema, aporta tu granito de arena con  un comentario. Tu opinión sobre los deberes escolares nos interesa.


Artículos de periódicos encontrados en la web:

Opinión de los padres y las asociaciones de padres:

Opiniones de maestros y especialistas en educación:

Esta entrada fue publicada en Comisiones, Participación, Temas de interés. Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a A debate la racionalización de los deberes.

  1. Patricia Mayordomo dijo:

    Estoy de acuerdo, en el momento se consigue que el niño deje de interesarse por aprender y vea las tareas académicas como una imposición de la que está deseando librarse, es que algo se está haciendo muy mal, ya que los niños son curiosos por naturaleza. Además en muchos casos se esta consiguiendo crear un clima desagradable en casa (no puedes…si no haces los deberes, discusiones, etc) que también contribuyen a que aprender se vea como algo desagradable y aburrido. No se aprende si no se tiene interés, quitarles su curiosidad y su interés es lo peor que podemos hacer si queremos que aprendan y desarrollen su potencial (cada uno el suyo propio, que todos somos diferentes). Si queremos personas con espíritu crítico y que no sean fácilmente manipulables, tenemos que esforzarnos por conservar la curiosidad y creatividad de los niños.

    • mabuib77 dijo:

      Totalmente deacuerdo con las dos.Los niños son trabajadores por naturaleza pero siempre desde la motivación.Encontrar aquello que tiene de especial cada niño, en lo que verdaderamente es bueno le motiva para hacer todo lo demás, lo que viene impuesto.La escuela debe ir más a allá de los programas , los currículos y los libros de texto, para preocuparse de pensar en etapas de desarrollo, en la educación emocional, en pensamiento crítico y creatividad y en implicar a las familias en la escuela.Para eso creamos esta Comisión para repensar la escuela tal y como la conocemos todos juntos,la comunidad educativa al completo.Todos debemos olvidarnos de complejos relacionados con la escuela y las vivencias que tuvimos en nuestra infancia, en la que hacer bien las tareas era sagrado y principalmente un problema de la familia,que si no tenía otro remedio, pagaba para evitar discusiones y tensiones innecesarias en casa.Yo creo que si hablamos de disciplina o de autonomía o responsabilidad, los niños cumplen sobradamente con el tiempo que pasan en el aula durante el horario escolar y si hay niños que no llegan al ritmo que se supone que debe llevar la clase, los deberes no van a ser la solución, todo lo contrario,serán un fuente de stress añadido.

  2. Anónimo dijo:

    Totalmente de acuerdo, tardes sin tiempo para jugar y con discursiones constantes por no estar motivados.

  3. irene iglesias dijo:

    A mi lo que más me duele de los deberes son la desigualdad que generan. NIños con ayuda en casa (o dinero para pagar esa ayuda en los deberes), son mejores alumnos porque llevan los deberes hechos.

    • mabuib77 dijo:

      Lo de considerar mejores o peores alumnos en función de las notas o los deberes es parte del problema de fondo,puesto que este es un prejuicio que no tiene en cuenta la situación personal y el entorno de cada niño, clasificando por los mismos cánones de medición a alumnos con capacidades y talentos diferentes.La escuela debería ser un lugar para todos no para unos pocos.Y debería tener en cuenta todos estos factores a la hora de evaluar el trabajo de los niños para que ninguno se quede atrás.

  4. mabuib77 dijo:

    Gracias por tu comentario Julio.Mi opinión personal es que los deberes, ya el nombre me parece bastante feo, deberían tener como materia prima los intereses individuales de los niños y que es francamente penoso que se conviertan en tareas repetitivas, que el niño acepta por imposición y no por verdadero interés, con lo que contribuyen a que el desinterés por la escuela crezca .

  5. Julio Cercos dijo:

    No digo que no se ponga algún deber. Pero no una cadena interminable de ellos, condenando a los niños a esas tardes no jugar apenas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s